El Mazda MX5 y mi garage de los sueños

Entre los fanáticos de los autos se habla a veces del garage de los sueños o mental, que no es nada más que la lista de deseos de autos para coleccionar. En mi cochera de los sueños, siempre hay un lugar reservado para el Mazda MX5 Miata.

Mazda_MX5_Miata_fr34

Hoy fue presentado el Mazda MX5. Para la empresa de Hiroshima, este roadster biplaza es uno de sus mayores logros. Junto al motor Wankel (o rotatorio), el MX5 se encuentra entre las creaciones más icónicas de Mazda.

En el mundo actual, en el que los superlativos y las cifras parecen nublar la razón, resulta interesante que todavía existe espacio para un deportivo racional.

Porque, a pesar de que no ofrece la versatilidad de un hatchback del mismo tamaño, el Mazda MX5 es un automóvil que conserva la cordura.

El MX5 tiene la esencia básica de un deportivo: motor delantero, tracción trasera, peso reducido, un centro de gravedad bajo y excelente suspensión.

El roadster de Mazda, conocido en Asia con el nombre Miata (en alemán antiguo: “premio”),  es uno de los pocos automóviles que ha permanecido fiel a su concepto original, a pesar del cambio de generaciones y a las modas del mercado.

Afortunadamente, Mazda se ha resistido a la tentación de hacerlo más grande y más potente.

Hay muchos autos con más potencia que el MX5, pero ninguna ofrece la pureza del roadster de Mazda.

Mazda_MX5_Miata_rear_34

El primer MX5 que conduje fue el que llegó oficialmente a México, es decir, la generación que apenas se retira (la tercera o “NC”).

Un poco antes de que fuera presentado al público el MX5, en 2006, solicité a Mazda (que era propiedad de Ford en aquellos días) acompañar a los ingenieros a los recorridos de prueba de este roadster. Éstos se hacen para comprobar que un auto pueda soportar las duras condiciones que impone México a todo auto: topes asesinos, pavimentos irregulares, cambios pronunciados de altitud, gasolina adulterada y hasta la venganza de Moctezuma.

El Mazda MX5 era justamente lo que había leído previamente de él. El conductor se siente en completo dominio de la máquina e involucrado en el manejo.

Los recorridos de prueba fueron en Morelos y Guerrero. Yo hubiera manejado con gusto hasta cualquier frontera del país, la del norte o la del sur.

El roadster de Mazda podría tener más potencia y par; podría ser más grande y lujoso, o tener un styling despampanante. Pero Mazda prefirió seguir fabricando un roadster ligero, relativamente sencillo y que permite que el conductor sea el que conduzca.

¡Bravo por Mazda!

Conservo un ejemplar de Road&Track de 1989 en cuya portada estaban el Nissan 300ZX y el Mazda MX5. El artículo del MX5 era obra de Dennis Simanaitis, a quien, por cierto, conocí un día en las oficinas de R&T en Newport Beach, en los días en los que yo dirigía Car and Driver México.

Dennis Simanaitis dice que el MX5 es un moderno clásico, lo más parecido a un roadster británico en la actualidad (pero sin las célebres fallas de los autos ingleses, opino yo).

Es bien sabido que el señor Simanaitis compró un Mazda MX5 1989 nuevo.

Yo, de haber podido, también hubiera comprado uno, también en 1989, nuevo.

Desde entonces, el MX5 tiene un lugar reservado en mi cochera de los sueños. No importa el modelo, ni el color.

[  ]

Enlaces

Mazda MX5, Km77

[  ]

Más enlaces (todos en inglés)

Simanaitis Says / 1990 MAZDA MX-5 MIATA

http://en.wikipedia.org/wiki/Mazda_MX-5

2016 Mazda MX-5 Miata Debuts: Photos and Info on the Fourth-Gen Icon!

2016 Mazda MX-5 Miata: Initial Specs (JDM)

The 2016 MX-5 Miata sheds over 220 pounds

Mazda MX5 photos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s